MONASTERIO DE SAN JOSÉ –LAS MADRES-, primera fundación de Santa Teresa de Jesús Es la primera fundación de la Santa, siendo muchas las dificultades que se encontró para llevar a buen término su proyecto, necesitando de la ayuda de familiares, amigos y miembros de la nobleza y del clero abulense.

Su hermana Juana de Ahumada y su cuñado Juan de Ovalle adquirieron las casas como residencia habitual, y emprendieron la adaptación de las mismas en dependencias conventuales.

Teresa webcam-2

Ávila es la ciudad de su infancia, juventud y madurez, de sus años de ilusiones y proyectos, punto de partida y de retorno de sus fundaciones.

La Santa, como la conocen los abulenses, nacía un 28 de marzo de 1515, en el seno de una familia numerosa como ella misma relata en el Libro de su Vida.

En la misma plaza, se encuentra la Sala de las Reliquias y una pequeña tienda de recuerdos.

IGLESIA DE SAN JUAN BAUTISTA, el bautismo En esta iglesia, de origen románico y profundamente transformada a principios del S.

XVI , el 4 de abril de 1515, Teresa de Cepeda y Ahumada recibe el bautismo, en una pila gótica del S. PALACIO DE NÚÑEZ VELA, el padrino de la santa En este palacio del S.

XVI, muy próximo a la casa natal de Teresa, residía Blasco Núñez Vela, el que fuera primer virrey del Perú.Lo cierto es que la aventura no hubo de llegar más allá del puente sobre el Adaja EL PUENTE SOBRE EL ADAJA, lugar de paso obligado Este puente de origen romano, transformado en el medievo, era la vía de acceso a la ciudad desde occidente, y por él debió pasar constantemente la Santa abulense.Junto al puente se erigía la desaparecida ermita románica de San Lázaro, donde se veneraba la imagen de la Virgen de la Caridad (hoy en una capilla de la catedral), a la que según cuenta la propia Teresa de Ávila se encomendó cuando murió su madre Beatriz de Ahumada. CONVENTO DE NUESTRA SEÑORA DE GRACIA, el internado involuntario En este convento fundado en 1509, de la Orden de San Agustín, Alonso de Cepeda internó, en 1531, a su hija Teresa en contra de su voluntad, con la idea de que madurase y se formase.Su estancia será interrumpida, en el otoño de 1532, por una grave enfermedad que la lleva a regresar a la casa de su padre.La tutela de María Briceño será esencial en su formación y en su decisión de profesar como religiosa.XVI cuando el convento carmelita se traslada a las afueras de la ciudad, construyéndose el monasterio sobre unos terrenos adquiridos al Cabildo.